El fútbol de reglas australiano es un juego de fuerza bruta completa mezclado con una concentración de agilidad, velocidad, habilidad y tacleadas crujientes. Los apostadores de Australia que opten por las apuestas con reglas australianas estarán ansiosos por saber que el fútbol australiano adopta un enfoque multicultural de las prácticas de apuestas.

Con apuestas novedosas, apuestas directas, apuestas alternativas y otras ganancias potenciales lucrativas, Aussie Rules tiene el potencial de generar apuestas emocionantes y pagos lucrativos. AFL acoge una variedad de juegos de retroceso que han adornado el escenario mundial.

El juego en sí, inspirado en los conceptos básicos del rugby, pero entrelazado con una fuerza bruta que no es reemplazada por ninguno, tiene sus raíces en una antigua disciplina de todos los deportes, una disciplina que sigue una estrategia de plan de juego esbozada por técnicas básicas, que, si se perfecciona , simplemente no puede fallar.

Los apostadores de apuestas deportivas Perú que opten por el fútbol australiano estarán ansiosos por conocer las mayores sorpresas en la historia de la AFL. La AFL ha experimentado grandes sorpresas en su historia con los mejores equipos sometiéndose a los de abajo en un cómodo segundo lugar. Las mayores sorpresas de la AFL en la historia incluyen los siguientes juegos, que constituyen los favoritos del salón de la fama.

St Kilda versus Melbourne 1900

En sus primeros tres años del fútbol VFL oficial, St Kilda perdió consecutivamente. Se registró un mínimo extremo en la historia de la AFL en 1899 cuando St Kilda registró una puntuación dramática de solo 0,1 contra Geelong.

El período de sequía llegó a su fin cuando los santos jugaron en el óvalo de cruce y estaban a punto de llegar a tiempo completo. El capitán de Melbourne, Dick Wardill, pateó por los postes y selló el empate. St Kilda protestó y finalmente se les otorgó la victoria por un punto, su única victoria de la temporada.

Richmond versus Melbourne 1960

Melbourne fue una fuerza imparable entre 1955 y 1960, ganando 96 de 121 juegos y cinco banderas. Los oponentes Richmond solo habían llegado a la final una sola vez entre 1945 y 1966.

El partido de 1960 entre Richmond y Melbourne conmocionó a los fanáticos de la AFL y pasa a la historia como una de las mayores sorpresas en la historia de la AFL. Richmond salió columpiándose con una bolsa llena de trucos. Mantuvieron a raya a la defensa de Melbourne y solo les permitieron un gol en el primer cuarto. De cara al último cuarto del juego, Richmond lideró por la friolera de treinta y dos puntos.

Richmond terminó fuerte e hizo historia en la AFL demoliendo Melbourne y creando una de las mayores sorpresas de la AFL en la historia y hubiera sido un consejo de apuestas muy útil para la AFL.

Osos de Brisbane contra Hawthorn 1989

Hawthorn entró al juego fuerte con un récord de 17 a 2 y un porcentaje de 151. Los Brisbane Bears fueron los favoritos en el último lugar de la clasificación. Los Brisbane Bears dieron un espectáculo, con valientes esfuerzos defensivos y fuerza bruta, los Bears lograron derrotar a los Hawks con cinco goles de campo a dos.

Bulldogs occidentales versus Essendon 2000

Essendon había ganado los veinte juegos previos al concurso con los Bulldogs. El destino de los Bulldogs parecía casi seguro cuando Essendon había logrado colocar cierta distancia entre los lados con una ventaja de 15 puntos en el tercer cuarto.

Lo que sucedió a continuación bombardeó a Essendon, los Bulldogs jugaron con catorce hombres en defensa y Essendon se vino abajo. Una de las mayores sorpresas en la historia de la AFL, los Bulldogs se adjudicaron la victoria y sorprendieron a Essendon en una de las mayores y más memorables sorpresas en la historia de la AFL.